20110314181811-natacion.jpg

Hace aproximadamente 6 meses a consecuencia de un accidente de tráfico sufrí muchos dolores de espalda, y me dijeron que la natación era buena para fortalecerla, asi que me apunté a un cursillo de iniciación.Yo no tenia ni idea de nadar, lo básico, preocuparme de no ahogarme, estilo "perrete" y poco más....a dia de hoy me hago mis 40-60 min. diarios si me es posible, alternando diversos estilos y a un ritmo más que aceptable.

Pero no solo hubo cambios en mi estilo de natación.Internamente también sufri un proceso de cambio: mi autoestima y seguridad en mi misma aumentó también en gran medida.El hecho de lograr algo que siempre se me hizo muy cuesta arriba, con constancia y esfuerzo, me proporcionó una gran satisfacción, un subidón total para que lo vamos a negar, me hizo sentir realmente bien.

Por eso creo que cuando quieres algo y te esfuerzas en conseguirlo los resultados a la larga acaban viniendo.No puedes rendirte a la primera dificultad, si me hubiera echado atras cada vez que me tragaba media piscina, no hubiera conseguido nada.Esta claro que hay dias que se pasa mal y tienes ganas de mandarlo todo al garete, pero la satisfacción que te da el conseguir algo que te ha costado tanto esfuerzo no tiene precio, y es más, te anima a embarcarte en otros proyectos, ya que si puedo conseguir "esto", ¿por qué no lo "otro"? si esta gente puede, yo también.

Es importante también destacar el trabajo en equipo.Si estas dentro de un grupo motivador, que te apoya y une su esfuerzo al tuyo los resultados son más rápidos.Y esto tambien pasa en el dia a dia laboral.Con compañeros que reman en la misma dirección es más sencillo lograr los objetivos y superar las dificultades, ya que unos tiran de otros cuando hay algún día de bajón, y ¿por qué no? el "pique" sano tambien es constructivo.

Siempre pensé que estas cosas eran típicas de las películas americanas, que en temas de superación y motivación son los reyes.Pero he de admitir que es cierto, y lo recomiendo.Lo que no te mata te hace más fuerte.

Me despido con una de mis frases favoritas:"los problemas son oportunidades encubiertas".A veces un suceso que a primera vista parece negativo, se puede convertir en algo muy positivo a lo largo del tiempo.Un desencadenante que nos hace ponernos las pilas y arrancar.