20110423201953-imagescay5q8x7.jpg

Como comenté en el artículo anterior, me fascina la lectura.Las historias que cuentan los libros, y cómo las cuentan, que te hace evadirte por un instante de la vida real.Pero debo ser una rara avis...

Hoy fui a un nuevo centro comercial de mi ciudad, el centro comercial más grande de Galicia, uno de los 3 de España y de los más grandes de mundo! dice la publicidad de mismo con entusiasmo...colas de coches para entrar en el paraiso del consumismo.Como es el día del libro, se me ocurrió celebrarlo comprando alguno, puesto que ayer acabé él último que estaba leyendo ("Hotel Almirante", de Marta Rivera, lo recomiendo) y estaba "canina" de nuevos textos.

Cual es mi sorpresa cuando después de pasar dando vueltas y vueltas al maravillos centro de ocio, no encontré ni una librería!!!!(por lo menos yo no la vi, si alguien sabe de ella, me avise, please)..... si, algún libro en el Worten, en el Hipercor me imagino que también (ya ni entré).Pero ni un solo local dedicado exclusivamente al mundo de los libros y la escritura.Increible.

Esto dice bastante de la sociedad hacia la que vamos sin remedio.Los libros no son rentables.Hay mil tiendas de ropa, de complementos, de electrónica, videojuegos, pero libros NO.No molan.Miedo me da que acaben convirtiendose en objetos de culto o el capricho de un excéntrico, el raro que lee libros  no ve frikitadas en la tele...me da pena que haya gente que no disfrute como yo de las novelas, ensayos, etc...se pierden una gran cosa,la verdad....

Bueno, al menos se crean puestos de trabajo para cubrir estas nuevas necesidades de ocio.Algo es algo.

 

Forges, como siempre, dando en el clavo.