20110815221935-motivacion-laboral.jpg

Hace poco terminé un libro sobre coaching que me regaló un buen amigo y hablaba sobre cómo motivar a las personas y traía la siguiente frase:"La estrategia del palo y la zanahoria es un motivador persuasivo.Pero si uno trata a las personas como borricos, actuarán como tales".Habla sobre la motivación, de cómo conseguir que la gente (empleados, colegas,etc) haga su trabajo de manera que se impliquen en ello con ahínco.También hablaba de la pirámide de Maslow pero ese es otro tema distinto al que quiero comentar.

A lo que voy es que si en lugar de destacar todo lo malo que hace una persona, se le elogia lo que hace bien y con respeto, se conseguirá lo que se propone.Hace poco tuve una situación laboral en la que me surgió esta problemática.Tenia que lograr que un trabajador, que llevaba tiempo metiendo la pata y no rindiendo lo que debería, se implicará en el proyecto que estabamos desarrollandolo, con ilusión y buenos resultados y se responsabilizara de ello.Era un recurso mal aprovechado e infrautilizado.Mi intención inicial, harta de que no hiciera lo que tenia que hacer y "comerme sus marrones" era echarle la bronca (ganas no faltaban),decirle con puntos y comas lo que debia hacer,marcarle yo el camino,sin darle margen a discutir nada.

Pero después de una conversación muy esclarecedora con mi amigo, decidí cambiar de estrategia y apoyarla en lo que habia hecho bien, y reconocerle su potencial en otras áreas, siempre sin desprestigiar ni menospreciar.Nos sentamos, hablamos tranquilamente y dejé que me expusiera sus puntos de vista sobre el tema.Traté de darle un feedback imparcial y lo más descriptivo posible para que él mismo se diera cuenta de sus fallos y las posibles soluciones.Y creo que funcionó.Salimos de la reunión con varias lineas de acción a realizar y supervisar y con la persona implicada en el proyecto como nunca habia visto.No se como seguirá la cosa, porque esto es un trabajo a medio/largo plazo, pero de momento el inicio no está mal.

Hoy en El Pais curiosamente, viene un articulo que habla también de cómo es más efectivo poner énfasis en lo que se hace bien, que en el que se hace mal, que solo consigue un efecto defensivo en la persona, que se ponga en tu contra al "atacar" su estima.Y trae una anécdota de unos estudiantes americanos,tras un fallo informático, el sistema los catalogó a los de mejores notas como los menos brillantes, y a los de peor nota, como excelentes.El efecto fue sorprendente: los primeros bajaron su rendimiento y los segundos mejoraron considerablemente.Curioso, no?? pero cierto.A todo el mundo le gusta oir elogios sobre su labor.Es uno de los mejores estimulantes.