20110904220247-cine21-300x199.jpg

Hoy voy a hablar de cine, de una película española de hace unos años, que he vuelto a ver recientemente:"El método".Está basada en una obra de teatro (El método Gronhölm) y  trata sobre una selección de personal que realiza una multinacional en Madrid para escoger una persona para un cargo de ejecutivo, que parece muy deseable, puesto que la empresa se toma muchas molestias haciendo un proceso de selección la mar de complejo y retorcido.

Hay siete aspirantes al puesto y les van poniendo una serie de pruebas en las que tienen que ir eliminandose unos a otros, la ley del más fuerte, llegando incluso a situaciones dramáticas, que parecen exageradas para ser un simple proceso de selección....Entre ellos hay un psicólogo de la empresa infiltrado para analizarlos,por lo que todos sospechan de todos.Nadie les obliga a estar alli, y la empresa lo recalca constantemente, pero nadie quiere irse volvuntariamente, aunque les parece indignante y denigrante la forma que tiene la empresa de elegir a su plantilla.Curioso.Cuanto más complejas y retorcidas son las pruebas, más deseable parece el puesto.

Mediante una serie de supuestos y pruebas que provocar interesantes debates y argumentaciones, se va viendo cómo es la personalidad y los recursos con los que cuenta cada candidato (el ejecutivo "legal", el cobarde indeciso", el "autoritario",el "disertivo",etc, ) y los que requiere la empresa para obtener el puesto.

Estas pruebas llevan al grupo a un nivel de competitividad, desconfianza, y una cierta agresividad  y paranoia que les lleva incluso a delatarse y traicionarse unos a otros ante la empresa con tal de conseguir el ansiado puesto, que a medida que pasa el fin se antoja más antipático para mi...¿realmente hay que pasar por esa tortura para ser alto ejecutivo de la empresa?? viendo como es el proceso, no me gustaria nada trabajar en esa empresa que "machaca" psicologicamente a los candidatos.Al inicio de la prueba hay siete personas aparentemente seguras de si mismas, con motivacion y decisión, pero cada eliminado deja la sala hecho un guiñapo.Es curioso como se puede manipular la mente humana, qué frágiles podemos llegar a ser.

Bueno, nada más que decir que os la recomiendo, todos los actores lo hacen fenomenal (bueno, Ernesto Alterio,como siempre haciendo de memo pusilánime, y la Verbeke de tonta..) y el guión está muy bien.