20110929200626-actitud.jpg

Admiro a la gente que disfruta dia a dia con su trabajo como si fuera un hobbie y con la misma ilusión del primer día.Hace poco por trabajo, fui a visitar a un cliente para ver si podiamos hacer negocios juntos y daba gusto oirlo hablar de su labor, de como habia organizado el trabajo, del día a día.Me contó todo lo que habia hecho desde que llegó de otra sucursal de la empresa  a abrir la de Coruña, y como habia disfrutado con todo el proceso de apertura de la misma.

Tuvo sus dificultades, como todo el mundo que empieza algo nuevo,pero el hecho de haber superado estos problemillas o de haber aprendido la lección, en caso de no haberlos superado,eran para él fuente de motivación y de ilusión.Era una persona que se la veía encantada con lo que hacia.Me llevó de ruta por todas las instalaciones explicando cada proceso de manera detallada, como si fuera su casa.Salí de alli con ganas de organizar un almacén,jeje.

La semana anterior fui con una compañera a visitar unas bodegas de Alvariño, también por trabajo, y te contaban con la misma ilusión que producción tenia, cuanto exportaban al extranjero y cuanto no..Tengo envidia sana de esa ilusión,esa pasión que transmiten estas personas, y que se puedan dedicar a algo que les encanta y disfrutan como si fueran niños con caramelos.

Yo intento buscar esa ilusión en mi trabajo, intentando ser más optimista, aprender de las dificultades y no dejar de rendirte por los obstáculos y empujones de otros (gente envidiosa o acomplejada que el fondo teme por su trabajo) que haya por el camino.Y poco a poco lo voy consiguiendo un poquito más.A la larga el trabajo bien hecho acaba dando resultados.No lo dudeis.