20120225202034-natacionblog.jpg

Hace aproximadamente un año y medio que nado.Voy casi todos los días de la semana,generalmente a última hora de la tarde, despues de trabajar.Desde que nado, me siento mejor.Mueves todo tu cuerpo, te sientes más poderoso y más consciente de ti mismo.En el agua, tu tienes el control.Has de coordinar todo tu cuerpo y la respiración para no ahogarte, ni agotarte.

La mente se libera, mientras nadas tu cabeza se despeja, y después de una jornada de trabajo intensa sienta fenomenal.Liberas estres,y te sientes más ligera, más fuerte física y mentalmente.Si puedes con el agua,puedes con todo.Tu capacidad de resistencia y aguante aumenta (para todo), además de lo satisfactorio que es ver que cada día mejoras un poquito, cada dia te cuesta menos hacer el largo y te deslizas mejor, y te cuesta menos empujar el agua para coger impulso.Muy gratificante.

Recuerdo los inicios, tragaba media piscina y echaba los higadillos cuando daba hecho un largo entero sin parar, por no mencionar las agujetas del dia siguiente.Ahora no cuesta nada.Siempre fui un desastre en Educación Física,no tenia resistencia ni energia para el deporte (jugaba algo al baloncesto) y el hecho de lograr practicar natación con constancia y correctamente es todo un logro personal para mi, mejora la autoestima un montón, creedme.

Es un deporte en el que ejercitas todos tus músculos, pero en estado de ingravidez, con lo que el impacto en las articulaciones es menor que en los deportes de "secano".Mejora el equilibrio y los tiempos de reacción, estás más alerta y con mejores reflejos y coordinación,lo que se puede aplicar a todos los ámbitos de tu vida.

Cuando acabo la sesión de natación, me siento feliz,satisfecha,voy como flotando, ligera, como si te fueras a comer el mundo, pongo la radio del coche a tope y vuelvo a casa con la sensación del deber cumplido.Un gustazo.

Me da pena no haber empezado antes a nadar por el hecho de haber perdido estas sensaciones tantos años, pero supongo que las cosas llegan cuando tienen que llegar, en su momento justo.