20120318004650-fotonoticia-20120315144337-500.jpg

De un tiempo a esta parte he decidido ser feliz (o intentarlo al menos), no es fácil mantenerlo en el tiempo, pero yo pongo todo de mi parte para que así sea.Antes siempre me sentia culpable por lo que hacian o sentian los demás y me traspasaban a mi, pero con el tiempo me he dado cuenta que cada uno es responsable de su propia felicidad y cada uno decide como se quiere sentir en cada momento y como le afectan las cosas.

La gente suele tender por naturaleza al victimismo y a echar la culpa de sus males a los demás, es el camino más fácil: "pobrecito yo, con lo bueno que soy y lo mala que es la gente conmigo"...Y de rebote le echas encima tu mal rollo al de lado que se queda peor que tu. Pero hay que pensar ¿porqué todo el mundo es malo contigo? ¿no será cosa tuya? ¿no te portarás tu mal o te tomarás todo mal lo que te dicen o hacen?

Esto es un derroche de energias negativas y disgustos,un desgaste que no lleva a nada bueno, y que no es sano para el organismo (a la larga debes tener que acabar desarrollando alguna enfermedad)...Asi que he decidido no pasar mi vida amargada por lo que no tengo, y disfrutar de lo que si tengo...de las cosas que me rodean.No agobiar a los demás, porque cuando más los presionas y les exiges, más se alejan de ti.

He decidido que cada vez que tenga un pensamiento negativo o triste, lo trataré de transformar en uno positivo o en un recuerdo alegre, o en ver lo afortunada que soy.Uno decide si quiere perder el día reconcomiendose en sus "desgracias" y quedandose con un mal cuerpo que no le lleva a nada, o disfruta pensando en un recuerdo agradable o haciendo algún plan para el dia siguiente...la clave está en transformar un pensamiento negativo en positivo...y si cuesta, prueba a hacer alguna actividad mecánica que te deje la mente en blanco y puedas "resetear".

Uno es el causante de su propia felicidad,y si logras estar a gusto con uno mismo, lo estarás con los demás.Probad.Cuesta un poquito, pero los beneficios son muy satisfactorios.