20120930134122-button.jpg

El viernes volví a ver esta película, que si bien es bonita y está bien hecha e interpretada, me causa una ligera sensación de pena y desazón al final.

Para quien no la vió,es una historia de lo más irreal e imposible, basada en un relato de F.Scott Fitzgeral;trata de un bebe que nace viejo y con el paso de los años va rejuveneciendo, al revés que el resto de los mortales.No destripo nada, porque la miga de la película es ver cómo se desarrolla su vida con esta peculiaridad.

 Al principio mientras todos los de su edad brincan y saltan como locos, el hombre-bebe anda con tacataca, pero después tiene coña ver como los demás van madurando y el hombre se encuentra cada vez mejor, más agil y más fuerte, cuando el resto empiezan a perder los reflejos... 

Lo inquietante es hacia el final, cuando se va transformando en un niño, y va olvidando todos los momentos de su vida..Lo que al principio tenía su coña, se va convirtiendo en algo dramático, impacta ver a una persona con la que tuviste un hijo, y compartiste momentos convertida en un niño con principio de Alzheimer...inquietante..descolocado en todos los momentos de su vida.

Esto me lleva a pensar, la gente siempre anda buscando la eterna juventud y tiene miedo a hacerse mayor, pero quedarse en una edad o ir hacia atrás tambien es tremendo si los demás no lo hacen, quedas igual o más desfasado.Está claro que hay que dejar a la naturaleza siga su curso como está estudiado, todo que sea "anormal" produce un gran trastorno a la persona implicada (y a su entorno).No envidio para nada al Benjamin de los últimos años..

Conclusión final: de una manera u otra, empezamos con pañales y terminamos con pañales...:-D

Buena semana