20121228165254-51zthlclwtl-sl500-aa300-.jpg

Hoy voy a comentar el último libro de Miguel Conde Lobato (consultor y publicista, autor de la campaña de Gadis,"Vivamos como galegos"), titulado "Knowcosters", que trata sobre el daño del low cost en la economía.Es un autor muy interesante con libros muy gráficos, que en pocas páginas definen con gran lógica y acierto los problemas de la economía  y de las técnicas de mercado.Otro libro suyo,"TARGET, manual de instrucciones" trataba ya de las maneras de influir en el precio de un producto.

Explica cuestiones económicas complejas de manera clara y sencilla, acompañada de ilustraciones y diseños impactantes, que hacen los libros amenos, y estéticamente muy  atractivos con ilustraciones que facilitan la comprensión.

Simplificando (mucho) el libro, nos viene a contar que antaño (en la época de los abuelos) para comprar algo que deseabamos ahorrabamos, poco a poco, hasta que reuníamos el dinero necesario para comprarlo.El esfuerzo era enorme, pero la satisfacción al conseguirlo lo era más.

Ahora prima el "carpe diem" y el "tener", compra ahora que te adelantamos la pasta, no hay problema.Y compramos, y compramos, hasta que el dinero se acaba y hay que pedir más, endeudándonos hasta el infinito y más allá (utiliza una metáfora muy  acertada con la droga-dinero- y su camello -el banco o el Estado-).El problema es cuando toca devolver el préstamo.Para no renunciar y seguir comprando nos vamos a productos low cost (outlets, marcas blancas...) sin saber el coste y las consecuencias de esta cambio de consumo (precios más baratos implica menos costes, materias primas de peor calidad, menos mano de obra o más barato, o deslocalización, etc..).Solo nos queda la moderación o el autocontrol para comprar...o saber el coste real de cada producto (social, de bienestar).

"La verdadera democracia es el consumo". Saber cómo consumimos, cuanto valen realmente las cosas y que repercusión tienen (si beneficia a la economia de mi zona o a la de paises explotadores de mano de obra infantil,si contribuyo con mi compra a que un negocio vaya bien, aumente la contratación en mi comunidad o en otra...), y partiendo de esto uno decide si consume o no, sabiendo lo que está provocando.Consumo consciente.

 No resuelve los problemas de la crisis mundial, pero da puntos de vista interesantes.Muy recomendable.