20130219205655-train-tracks-at-auschwitz-006.jpg

Por nuestra vida pasan muchas personas con las que tienes una historia, una relación determinada (de amor, trabajo, amistad, enemistad...) y un día se acaba.Tiene un principio y un fin.Y tampoco te importa, duele un poquito a veces-otras es un alivio- pero lo aceptas.La vida sigue.Digamos que no tienen más que que aportarte, fue lo que fue y punto.Lo dieron todo en su día y ya está.

Sin embargo, hay otras personas que pasan por tu vida, un día por circunstancias desaparecen pero te queda la sensación de algo inconcluso.La sensación de que con esa persona todavía no has acabado del todo.Que la historia va a seguir algún día,no sabes cuando, si en un mes, en un año, o en diez, pero algún día volverá a aparecer en tu vida para acabar lo que quedó a medias.

A mi me pasa con algunas personas.A lo mejor es una forma de consolarse por la "pérdida", de aceptar su marcha, pero no se, es como un presentimiento.A veces tienes que vivir cosas sin ell@s para saber valorar ciertos momentos,e incluso el reencuentro.Es necesario vivir ciertas experiencias para entender a la persona que son ahora (o que siempre fueron),Como si de aquellas aún estuvieramos "verdes" para el buen desarrollo de la relación.

Algún día volverán, no hay prisa porque las cosas pasan cuanto tienen que pasar, sin forzar.O a lo mejor me pasé con la maría hoy (jajaja, es broma).Ya os contaré en mi blog del 2045, si para aquella aún existen los blogs ;-)