20131201212648-20080922170513-los-girasoles.jpg

Esta frase de Albert Espinosa es un ejemplo claro de que hoy en día hay que adaptarse a las circunstancias porque todo cambia a velocidad de vértigo.Cuando crees que lo sabes todo, un acontecimiento imprevisto y novedoso (no siempre, malos, a veces lo bueno también nos descoloca) hace que replantees todo tu mundo y tu interior.

Si no eres flexible y no aceptas lo que viene, y no lo sabes interpretar adecuadamente,los cambios te comen, y te expulsan temporalmente del "terreno de juego" , hasta que necesitas recomponerte, te recolocas y vuelves al partido con nuevas energías e ideas.Sin embargo, los demás cogen ventaja, y quedas atrás.

Pero si ya estás preparado o abierto para los imprevistos, esta adaptación es más facil y no es necesario salir del terreno de juego para resetear y formatear ese "disco duro" que es nuestro cerebro...con actualizar el "software" es suficiente.Y no pierdes posiciones respecto a la competencia.Porque esta sociedad actual es cada vez más competitiva, y más en época de crisis, que hay una especie de selección natural, en la que resisten los más preparados (o los que mejor se adaptan a los cambios), es la ley del más fuerte, el que resiste gana.

Adaptación al medio, como hacen muchos animales en la selva, jungla y demás...la naturaleza siempre sabia, nos da las respuestas.

En este sentido, muy interesante el artículo de El Pais sobre resiliencia y cómo sobreponerse a las adversidades de la vida, muy recomendable: http://elpais.com/elpais/2013/11/29/eps/1385738410_809886.html#!

Buena semana a tod@s