20150418134358-img-20150418-134246.jpg

Viendo el martes Masterchef, me llamó la atención, como a media España, el plato  naif presentado por el concursante junior, también algo naif, y la "bronca" que le echó el jurado por tal frikitada.Viendo hoy la repetición, tampoco me parece para tanto, en todo momento fueron educados , simplemente estaban cabreados.Al menos, no para la que se armó en los medios y en las redes sociales, que si el  jurado le hundió la vida, que si el chico estaba al borde del suicidio, que no vuelvo a ver Masterchef...pues vale.

Esto demuestra  mi teoria de que los columpios acolchados han hecho mucho daño a las nuevas generaciones,que son poco torelantes al fracaso ;-) ...lo que le queda por sufrir al pobre chico.Tanto en el ámbito laboral como personal, va a llevarse disgustos como este, y peores. si hubiera presentado esto en un restaurante de verdad, en el minuto cero tenía una buena bronca, y quizás el despido, dependiendo del carácter del jefe...todos nos equivocamos, y  como  dijo Eva, de los errores se aprende. Con los errores nos hacemos mejores personas y mejores profesionales. Lo importante es reponerse, sacar lo mejor del fallo y seguir adelante, al final todo pasa.Al dia siguiente, con la detención de Rato, ya casi nadie recordaba la patata_león.

Como siempre, las redes sociales son jueces y verdugos implacables, el jurado eslo peor, el chico se va a tirar por la ventana, todo de lo más desproporcionado y sin la mínima reflexión.Y al día siguiente, a machacar a otro.Parece el nuevo deporte nacional, cualquier error en la red está penado y castigado.No tienen el más mínimo pudor en mofarse (en el peor de los sentidos) de los demás.Y como dije, todos nos equivocamos, incluso los que comentan..quizás deberían ponerse un poco en la piel de los demás alguna vez.

Al pobre chaval, que hará caja con el plato estrella de esta edición, no le queda otra que tomarselo con humor, y aprender de la experiencia.Todo es relativo en esta vida.