20110415224625-forges-libro.jpg

No puedo entender como hay gente que no disfruta de la lectura, que le aburre.Desde pequeña en mi casa hubo un gran hábito a la lectura que se fue desarrollando a lo largo de los años,y ahora, a pesar del internet, facebook, e-mails, etc....sigo siendo adicta a la lectura.Uno de mis vicios es fisgonear en la fnac y similares en busca de novelas interesantes.

Siempre tuve envidia (sana) de los escritores en general.Me parece fascinante tener esa imaginación y esa capacidad para plasmar todos esos argumento y que tengan un sentido y coherencia al final, despues de tantas páginas y páginas.Y más si el libro encima es bueno.Me encantan esos libros que una vez que los acabas te apetece charlar con el/la escritor/a y comentarle esto y aquello que me gustó o no me gustó.Esta semana tuve el privilegio de hacerlo con uno.Marco Lama, no se si lo conoceis.Es un escritor de Orense que ha publicado una novela impactante (El Incubador) con un argumento de lo más enrevesado.Y me encantó poder intercambiar impresiones sobre esto y aquello del libro.Un privilegio.

Me gustan sobre todo esas novelas que explican las sensaciones justo como uno las sufre, que al acabar de leerlo dices "esto me pasa a mi y no sabia como expresarlo", me parece fascinante tener esa capacidad para expresar los sentimientos y emociones de forma tan clara y amena.En esto son muy buenos Isabel Allende, Paul Auster,John Irving, tres escritores por los que siento especial debilidad.

Me da mucha pena cuando acabo de leer un libro que me gusta,te quedas con la sensación de querer más,y aunque lo vuelvas a leer varias veces nunca va a ser como la primera (a no ser que sea "Cien años de soledad", novela que leas las veces que leas siempre descubres algo que no habias hecho en las veces anteriores). Y te quedas con ganas de decirle al autor "¿para cuando la próxima??", como una yonqui de las letras.

Bueno, dedico este articulo a todas las personas que disfrutan con un buen libro en las manos.Y a los que no, os animo a hacerlo, leer enriquece la mente y abre nuevas perspectivas.

 Repito ilustración con el siempre genial Forges.