20120617142716-biologos-forges-550x383.gif

Esta semana estuve de vacaciones, y después de unos dias de relax y desconexión total (que no playa, ya que la lluvia no me ha dejado), mañana me incorporo de nuevo a mi puesto, con pocas ganas, para que voy a negarlo...pero la verdad decir esto hoy en día me provoca un cierto sonrojo, porque a día de hoy hay miles de personas que me envidiarían,ya que no tienen un trabajo al que incorporarse...Un comentario que hace unos años era de todo inocente y común y causa de cachondeo entre amistades y compañeros, hoy resulta un poco soberbio y fuera de lugar. 

Y más cuando acabo de leer en un diario digital que a consecuencia de la pérdida del empleo, las personas  pierden gran parte de su autoestima y decisión.Según el Sr Rajoy esta es una situación circunstancial para reducir el déficit y generar empleo (yo sigo sin entender cómo se genera empleo abaratando el despido, pero bueno..), pero la persona despedida no lo ve asi.

Siempre piensas que el despido es cosa tuya, ¿qué he hecho mal? ¿por qué yo y no el de al lado?...la explicación de nuestros politiquillos no es válida, y menos cuando te lo dicen muy cómodos e instalados desde sus asientos de diputados donde deciden el futuro de todos nosotros.

Al ser despedido, tu rutina diaria se desmorona, no sabes qué hacer en todo el día.También se reduce tu presupuesto de manera importante, por lo que no puedes hacer la vida social que antes hacías, lo que por supuesto, también afecta a nuestro ánimo.Y encima cuando quedas, hablas también de la crisis, el paro, y lo mala que está la cosa....

Por eso, creo que mañana me daré una vuelta por delante de la oficina del Inem, y seguro que me entran las ganas de ir a trabajar de golpe!...que triste que lleguemos a estos extremos...

 

Pongo un dibujo de Forges,porque me sabe mal acabar de tan mal rollo el artículo (no dejaremos que nos quiten el buen humor!!)