Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2014.

La evolución del mundo del trabajo

20140405215244-millennials.jpg

Viendo un artículo de El Pais sobre los Millennians, la nueva generación que dicen dominará el mundo en breve, me llevó a indagar más sobre esto y sobre cómo ha evolucionado la visión del trabajo desde los años 50, y afortunadamente mejorado.De ver el trabajo como un castigo o una maldición, se pasa a una actividad de la que disfrutas.

Para ello, os recomiendo este video:

"All work and all play": http://youtu.be/faYL6b4-vqQ

Vemos como se pasa de un modelo rígido, muy procedimentado,a un estilo flexible, libre, y casi sin reglas, en el que la clave es disfrutar con lo que haces como medio de vida.

De los 60 a los 80 (Baby boom), el trabajo estaba considerado bien como símbolo de estatus o bien un castigo, había que hacerlo para sostenerse, y ni te planteabas si lo que hacías te gustaba o no,había que hacerlo y punto.Fichabas a la entrada y a la salida como autómatas.Los oficinistas, ejecutivos, sobre todo de grandes empresas, eran considerados la élite o privilegiados dentro de la clases obreras.Estas empresas estaban más jerarquizadas, y los veteranos eran los que tenían el poder, y ningún novato se atrevía a toserles, eran jefes autoritarios, que imponían sus órdenes sin tener en cuenta a sus subordinados.Los puestos casi eran hereditarios, y no por méritos o curricula, y era para toda la vida.Podías estar 40 años en el mismo empleo y a mucha honra.

En los 90 aparece la "repelente" generación X.Los ejecutivos agresivos, tipo Mario Conde, que en poco tiempo se hacen con un gran poder y patrimonio.Los jóvenes aunque sobradamente preparados se comen el mundo con arrogancia,pasando por encima de los veteranos que los miran con recelo.Llevar traje elegante, tarjetas de visita personalizadas y cochazo es símbolo de haber triunfado en la vida, pero sólo viven para trabajar, las 24 horas del día metidos en la oficina o haciendo negocios, sin apenas tiempo para su vida personal.

Ahora mandan los Millennians, hijos del Baby Boom que trabajaron como negros para que no les faltara de nada.Son gente segura de sí misma, que no se amedrentan ante los veteranos pero también tiene en cuenta su punto de vista, nadie sobra.Crecieron con las nuevas tecnologías, con las que se sienten como pez en el agua, y que aprovechan constantemente para relacionarse, laboral y profesionalmente.

Suelen cambiar de empleo y  no se ve como un estigma.Si no te gusta lo que haces para qué seguir haciéndolo. Prima la felicidad en el trabajo, no como castigo en la vida, puedes ganarte "los garbanzos" haciendo cosas que además te gusten.Crecen en una sociedad de bienestar en el que nunca les faltó de nada, si quieren algo, lo quieren ya , de ahi que sean grandes usuarios de la venta online.

Necesitan feedback para saber si lo que hacen está bien hecho, y pueden trabajar desde cualquier sitio sin necesidad de trajes ni despachos, porque lo que les interesa es conciliarlo con su vida personal.Por eso, muchos de ellos son emprendedores y montan sus empresas.El acceso a millones de formas de información hace de ellos gente emprendedora e imaginativa para resolver las dificultades.Esperanzador (sobre todo para salir de la ya cargante crisis).

Curiosamente, del lado contrario, ayer en "21 días de fiesta", una de las fiesteras, que no tenía empleo pero no perdía una juerga, le decía a la presentadora:  -"egg que..el trabajo está mu mal,no hay nada....bueno, tampoco bugco..." ...¡qué país!

No hay comentarios. Comentar. Más...

Recuperar el entusiasmo (pensamiento dominguero de 3 pesetas)

20140406160428-tirarse-bomba.jpg

Hay un anuncio en el que unos niños explican a sus padres si se tiraron a la piscina en bomba, y cómo se hace, en caso de que nunca lo hayan hecho.Y al final sale una madre más feliz que una perdiz, haciéndolo.

Creo que muchas veces nos tomamos la vida muy en serio (yo incluida) y no tiene que ser siempre así.Deberíamos hacerlo en su justa medida, porque sino nuestro nivel de estrés y exigencia es enorme e insoportable, y caemos en el agobio.Por eso,en ocasiones debemos tomarnos la vida como si fueramos niños y disfrutar de pequeñas "estupideces" que nos alegran el día,...como tirarse en bomba a la piscina.

No le damos importancia a pequeños placeres que tenemos día a día,como darse un baño relajante, comer tu comida favorita, "guarrear" con alguna golosina o dulce, o simplemente hacer un poco el tonto...minucias que nos proporcionan breves momentos de felicidad, que es en lo que al fin y al cabo consiste,Metidos en la rutina diaria, lo dejamos en segundo (y tercer) plano.

La felicidad plena las 24 horas del día no existe,ya que en el día sentimos una infinidad de sensaciones y sentimientos, buenos y malos.Lo que existen son momentos y circunstancias en las que somos felices, cuantos más momentos de estos tenemos más felices seremos, aumentará nuestra autoestima y seguridad, y seremos más fuertes para afrontar los problemas (ya lo decía Motos en su famoso speech de Navidad, ¿recordais?).

Hay que darle a la vida la importancia justa, y disfrutar,...al fin y al cabo, la vida es un ratico..

No hay comentarios. Comentar. Más...



La intención es lo que cuenta

20140421233546-curriculum.jpg

Esta semana llamó la atención en las redes sociales (el tribunal popular del s. XXI) el caso de una chica que mandó el curriculum con toda su buena intención a un hotel rural de una comarca asturiana, y la responsable del hotel le envió una contestación, también con toda su buena intención -presupongo-, descartando su candidatura y recomendándole que se centrara en formarse en idiomas más útiles y completos que el gallego, que según la mujer, no servían de gran cosa en el mundo de la hostelería y el turismo.

Probablemente, en el contenido a la mujer no le falte una cierta razón, y más si entendemos que gran parte de su clientela es extranjera y con la que en gallego está complicado entenderse.Como empresaria y velando por el bien de su negocio entendió que con el inglés o el alemán podría sacar más rendimiento a su local, y más con una persona al frente que dominara estas lenguas..pero le fallaron las formas, el continente, la manera de dar a entender estos motivos, quizás por ignorancia pecando incluso de cierta prepotencia ante la desconcertada candidata.

Como solicitante de empleo que fui (y quizás vuelva a ser algún día) agradeces que una empresa te responda de forma personalizada a tu solicitud, te sientes de alguna manera valorada, aunque no te escojan.Como responsable habitualmente, de procesos de selección, me gusta responder a cada solicitante siempre que puedo, y muchos te lo agradecen también aunque no sean los elegidos.Pero para responder algo así, mejor cállate la boca.Como decía el otro, si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir.

Quiero pensar que la mujer del hotel sólo quiso darle un buen consejo a la chica para mejorar su carrera profesional, pero se metió en un berenjeral tremendo, que como siempre, por las redes sociales tuvo una repercusión mayor de lo que ella creía.Para la próxima, se lo pensará dos veces antes de responder.Cada día es más importante no sólo lo que dices, sino cómo lo dices, cómo lo vendes, porque de ello depende el resultado de su acción.

Para su consuelo, lo bueno de internet es que en dos días se olvida todo...y habrá otra nueva metedura de pata en el "candelabro".Y ánimo a la chica en su empeño de buscar empleo, ese trabajo no estaba para ella, y seguro que le lleva a algo mejor.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next